Ventajas y desventajas de la boleta única de papel

Tras haber sido emplazadas por el pleno de la Cámara de Diputados, las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto darán su veredicto sobre la instrumentación de la boleta única de papel el último día de este mes. Mientras la oposición avanza en la redacción de un dictamen común, en el plenario de las comisiones se escuchan las voces de los especialistas a favor y en contra de esta nueva herramienta de votación.

Las ventajas de este sistema, según los expertos, se resumen en las siguientes:

* Garantiza una oferta electoral completa y, por lo tanto, asegura el derecho a elegir y a ser elegido. Se acaba la práctica de robar u ocultar boletas en el cuarto oscuro. Al poner la responsabilidad de la impresión y distribución de las boletas en cabeza del Estado, se garantiza la presencia de la totalidad de la oferta electoral el día de los comicios en cada centro de votación.

* Otorga mayor autonomía al elector para decidir. Con el método de las boletas partidarias se incluyen en una misma boleta varias categorías de cargos pegadas entre sí y conformando lo que se denomina la lista sábana electoral. Este diseño induce al votante a dejarse llevar por el “efecto arrastre”. La boleta única le permite al votante marcar por categoría a las agrupaciones políticas de su preferencia, dotándolo así de mayor autonomía.

* Ataca las prácticas clientelares. La existencia de una única boleta oficial, accesible únicamente en el lugar de votación, neutraliza la posibilidad de intercambio de favores por votos, por ejemplo, a través del voto cadena. También las prácticas de distribuir boletas falsas o adulteradas para perjudicar a los adversarios.

*Termina con el negocio de la impresión de boletas. Varios partidos políticos fueron creados en el último tiempo para obtener y quedarse con el dinero que el Estado aporta para la impresión de las boletas electorales. Al desaparecer este incentivo económico con la boleta única, se depuraría la nómina de agrupaciones políticas –que actualmente superan el medio millar- haciendo más representativo el sistema, señala la profesora y politóloga Ana María Mustapic.

*Es más económico y sustentable con el ambiente. Según datos de la Cámara Nacional Electoral, en las elecciones primarias y generales de 2021 el Estado gastó $2042 millones; de haberse aplicado la boleta única, se habrían ahorrado $1054 millones. Es decir, se hubiese gastado la mitad. Al imprimirse menos boletas, el impacto ambiental es mucho menor.

Las desventajas de la boleta única según sus detractores son las siguientes:

*La dimensión de la boleta. Incluir toda la oferta electoral en una misma papeleta conllevaría un diseño del tamaño de un afiche en los distritos más populosos como Buenos Aires, sobre todo en las elecciones primarias, donde compiten la mayor cantidad de agrupaciones políticas. Lejos de facilitar la selección de los candidatos, la complica.

*Fragmentación electoral e ingobernabilidad. El incentivo a votar en cada categoría a un candidato de diferente partido tiene como consecuencia la fragmentación del sistema político. Al romper los vínculos partidarios que establecen las boletas múltiples partidarias que se utiliza hoy, se incentiva la atomización en la representación política, con el riesgo de caer en la parálisis institucional y la ingobernabilidad.

*La boleta única no es más económica. La impresión de este tipo de boletas es más onerosa y, si bien se imprimirían menos papeletas, el Estado deberá afrontar importantes gastos en la capacitación de los electores y de las autoridades de mesa.

*La reforma es innecesaria. La Argentina no tiene ni tuvo un problema de fraude estructural en los últimos tiempos. No hay evidencia de ello en la Justicia. Lejos de solucionar un problema que, a juicio de los detractores no existe, podría generar efectos adversos innecesarios.

*No evita que haya irregularidades en la votación. La boleta única no es un sistema a prueba de fraude: con una doble tacha o una marca en la boleta se puede anular rápidamente cualquier voto. Por ello la fiscalización es clave, sobre todo al momento del escrutinio. En ausencia de fiscales cualquier instrumento puede ser vulnerado con facilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.